¿Necesitas reparar tu crédito?

  1. Inicio
  2. /
  3. Blog
  4. /
  5. Reparación y Gestión de Crédito
  6. /
  7. ¿Necesitas reparar tu crédito?

Mucha gente ha escuchado el término «reparación de crédito» pero no entienden exactamente qué es o quién puede beneficiarse de este servicio. Para la persona adecuada, la reparación de crédito puede ayudarle a volver a encaminarse hacia un futuro financiero sólido. Esta guía puede ayudarte a comprender si eres un candidato para los servicios de reparación de crédito, así como todas las formas en que la reparación de crédito puede ser de provecho.

¿Qué es la reparación de crédito?

La reparación de crédito es un proceso mediante el cual las personas toman medidas para mejorar su crédito, con la esperanza de que eventualmente tengan más acceso a préstamos y oportunidades financieras. Existen servicios de reparación de crédito, pero las personas también pueden realizar este proceso por su cuenta.

 

Por lo general, los servicios profesionales de reparación de crédito comienzan con una revisión integral de tus informes crediticios. Tu asesor de reparación de crédito debe identificar cualquier información errónea o falsa que pueda aparecer en estos reportes.

 

Si se encuentra algo, el especialista en reparación de crédito puede presentar una disputa con las agencias de crédito en tu nombre. Una empresa de reparación de crédito o tu como individuo, pueden disputar errores en tus informes de crédito, tales como:

  • Información personal incorrecta (fecha de nacimiento, nombre, dirección)
  • Deudas que se enumeran dos veces
  • Deudas que han sido pagadas que aparecen sin pagar
  • Deudas que no te pertenecen
  • Deudas que tienen información incorrecta sobre pagos, saldos o fechas

Todos tienen derecho a trabajar para reparar su crédito. No necesitas una empresa de reparación de crédito, pero puedes optar por trabajar con una si lo deseas. Un profesional de reparación de crédito ha pasado por el proceso muchas veces, por lo que saben qué buscar y cómo presentar disputas que tengan más probabilidades de ser aprobadas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no existen garantías con la reparación de crédito. Además, existen, desafortunadamente, algunos estafadores en esta industria, por lo que los consumidores deben investigar y trabajar solo con compañías legítimas. Cualquiera que prometa eliminar información verificada y precisa de tus informes crediticios probablemente no sea de confianza.

 

También existen otros pasos para reparar o mejorar el crédito que cualquiera puede realizar, como pagar una deuda, aumentar los límites de crédito y hacer solicitudes de buena voluntad.

6 Señales de que podrías beneficiarte de la reparación de crédito

Aquí te presentamos las 6 señales de que podrías ser un buen candidato para la reparación de crédito.

1. Estás pagando mucho en intereses

Si tienes una cantidad importante de deudas, puede que el total de intereses que pagas cada mes te resulte abrumador. Por desgracia, el mal crédito suele ir acompañado de condiciones menos favorables en los préstamos y las deudas renovables, que a la larga resultan mucho más caras para las personas.

 

Por ejemplo, mientras que las personas con un puntaje de crédito de 720 o más tienen una tasa de interés promedio en sus tarjetas de crédito del 13.5%, las personas con un puntaje de crédito de 579 o menos tienen una tasa de interés del 21%. Si dos personas con cada una de esas tasas de interés respectivas tuvieran $5,000 en deuda de tarjetas de crédito durante un año, la persona con un mayor puntaje pagaría alrededor de $200 menos en intereses: $373 en comparación con $586.

 

Los servicios de reparación de crédito intentan conseguir el informe de crédito más exacto al disputar información falsa en tu reporte. De esta manera, es de esperar que tendrás un puntaje crediticio más alto y podrás negociar con tus prestamistas para obtener una mejor tasa de interés. O bien, tendrás oportunidades para otras opciones de préstamos, por lo que podrás cambiar tu deuda a un nuevo prestamista con mejores condiciones.

2. Te han negado crédito

Las personas suelen depender del crédito a lo largo de su vida. Solicitamos un crédito cuando necesitamos una nueva tarjeta de crédito, un préstamo para un auto, una hipoteca o incluso un préstamo personal. Desafortunadamente, cuando se tiene mal crédito, es más probable que se le niegue al solicitar nuevas oportunidades de préstamo. De hecho, el mal crédito puede tener otros efectos negativos, como hacer que te nieguen un trabajo o una solicitud de alquiler.

 

La negación de crédito es mucho más común de lo que algunos creen. Una encuesta realizada a 3.780 adultos reveló que al 32% de los millennials (personas entre 24 y 39 años) se les negó el crédito en 2020. Por suerte, los servicios de reparación de crédito pueden ayudar. Mejorar tu crédito te abrirá la puerta a más oportunidades financieras, por lo que tus posibilidades de aprobación al solicitar un crédito, un trabajo o un contrato de alquiler son mayores.

3. Tienes cuentas en colecciones

Tener cuentas en colecciones es perjudicial para tu crédito. Cuando los prestamistas se dan por vencidos con el cobro de una deuda, suelen enviar tu cuenta a una agencia de cobros. Esto aparece como un elemento negativo en tu informe crediticio y suele dar lugar a que los cobradores se contacten contigo continuamente para reclamar el pago.

 

Si no quieres seguir lidiando con los dolores de cabeza que causan los cobradores, una empresa de reparación de crédito puede ayudarte. Tú junto a un asesor de reparación de crédito se asegurarán de que el registro de cobros en tu informe crediticio sea totalmente exacto. Si hay errores, el asesor de reparación de crédito puede ayudarte a disputar la colección. Si el registro es correcto, el profesional de reparación de crédito puede aconsejarte sobre el proceso de pago de la deuda de una manera que beneficie al máximo tu informe de crédito.

4. Tu puntuación de crédito es baja

Si su puntuación de crédito es baja, simplemente tendrás acceso a menos oportunidades. No sólo no podrás conseguir todo lo que deseas (tarjetas de crédito, hipotecas, alquiler, préstamos para automóviles, etc.), sino que, cuando te aprueben, será con malos términos y condiciones.

 

Entonces, ¿Qué es un mal puntaje de crédito? Por lo general, una puntuación de crédito mala es aquella por debajo de 600. Si tu puntuación está en este rango, es probable que puedas beneficiarte de los servicios de reparación de crédito.

5. Encontraste errores en tu reporte de crédito

En un estudio, uno de cada tres participantes encontró un error en uno de sus informes de crédito, demostrando lo comunes que pueden ser los errores. Sin embargo, según la Ley de Informes de Crédito Justos, todo consumidor tiene derecho a un informe de crédito preciso.

Es importante que corrijas cualquier error en tus informes, porque no sabes qué tipo de impacto podrían estar teniendo en tu crédito. Algunos errores, como los elementos negativos inexactos o no verificados, podrían estar bajando tu puntuación. Un asesor de reparación de crédito, con tu ayuda, puede encontrar errores en tus informes de crédito y disputarlos por ti.

6. Eres víctima de robo de identidad

Por desgracia, cuando se es víctima de robo de identidad, gran parte de la «limpieza» queda en tus manos. Las agencias de crédito no se esforzarán por eliminar toda la información falsa de tu informe. En su lugar, es probable que tengas que presentar una disputa y demostrar el fraude de identidad para cada elemento que aparece en tu cuenta. Esto podría ser un proceso largo y difícil, pero una empresa de reparación de crédito podría ayudarte en el proceso.

¿Deberías trabajar con una empresa de reparación de crédito?

La decisión de trabajar con una empresa de reparación de crédito dependerá en última instancia de tu situación. Trabajarás con las empresas de reparación de crédito para revisar tus informes y encontrar información inexacta. Ellos presentarán disputas en tu nombre y te aconsejarán sobre cómo mejorar tu crédito más allá de las disputas.

 

Es importante entender que, técnicamente, tu podrías hacer todo lo que hace una empresa de reparación de crédito por tu cuenta. Sin embargo, lo que estás pagando es la experiencia en resolver estas situaciones. Por ejemplo, cuando la gente trata de disputar elementos por su cuenta, normalmente se encuentran con estos errores de disputa:

 

No incluir suficiente información para probar tu disputa: Aunque las agencias de crédito están legalmente obligadas a revisar tu disputa, no tienen que tramitar un caso si creen que la reclamación es «frívola». No incluir suficiente información puede hacer que tu disputa se considere inválida.

 

No argumentar correctamente circunstancias extenuantes: Cosas como el divorcio, el servicio militar y las facturas médicas pueden complicar tu situación crediticia, y es posible que no sepas la mejor manera de explicarlo todo para que la disputa sea exitosa.

No prestar atención a cláusulas legales ocultas:
Si adquieres tu informe crediticio en línea, puede haber una letra pequeña oculta que diga que, a menos que envíes una carta de exclusión a las agencias de crédito, no se te permitirá participar en posibles demandas colectivas y en algunas demandas individuales. Esto podría afectarle negativamente en el futuro.

Cuando pagas por servicios de reparación de crédito, estás pagando por la facilidad de tener a alguien que haga el trabajo duro, además del beneficio de su experiencia para que se haga correctamente.
Hazte estas preguntas si estás tratando de decidir si necesitas ayuda profesional:

 

  • ¿Cuántos elementos de mi informe crediticio hay que abordar
  • ¿He intentado ya mejorar mi crédito por mí mismo sin éxito
  • ¿Conozco bien mis derechos según la ley?
  • ¿

Cualquiera puede mejorar su crédito

Con tiempo y un uso diligente del crédito, cualquiera puede mejorar su crédito. Comprueba tu puntuación de crédito y tus informes para identificar cuál de los cinco factores de crédito -historial de pagos, utilización del crédito, nuevo crédito, antigüedad del crédito y combinación de créditos- puedes mejorar, y luego toma las acciones necesarias. Por ejemplo, si tu utilización del crédito está por encima del 30%, podrías trabajar en utilizar menos del crédito disponible cada mes.

 

También puedes considerar la posibilidad de trabajar con profesionales de la reparación del crédito si deseas ayuda adicional.

¿Cómo funciona nuestro servicio de reparación de crédito?

Podemos ayudarte, llámanos gratis al: